Nico y la Velvet Underground

Veinte años tardó Julio Salinas en contar los pormenores de su marcha al Japón. El estupor que sintió cuando, al dar cuenta rutinaria de una oferta recibida del mismo diantre, la alta jerarquía de Mareo le respondió tendiéndole un puente de plata, con parabienes y palmadas en la espalda. Benito Floro fue el primer amor del primero de los Fernández, y Luna era el recambio perfecto de Salinas a ojos del entrenador. Y que Santa Lucía les conservara la vista.

Singulares acontecimientos de origen paranormal se suceden en la era de Fernández y Fernández. El reinado empezó entablando aquella preciosa
rivalidad local entre Salinas y Lediakhov en el exilio dorado de Yokohama (aquí estorbaban), y acaba de vivir uno de esos balances de gestión con distintivo de calidad. En pocos años se estudiará en las escuelas de negocios con el título “Encuentre por casualidad un proyecto de futuro y arruínelo en tres semanas”.

Eso ocurrió el pasado verano, inmediatamente después de una tarde de manteo y euforia a la vera del Piles (como cuando sacaron a Montes a hombros, con Toshack esperando a que le sonara el teléfono). Aunque la cumbre de la inspiración tardaría unos meses más, ya en pleno despegue hacia el crecimiento sostenido. A finales de enero, el principal artífice de la muy aplaudida reconversión de plantilla respondió a las señales de alarma en la clasificación con un fichaje top (2,03 de altura). Un delantero grande, en efecto, que lo mismo podía desenvolverse de ala pívot en los partidos y emplearse por semana en aparcar mal el coche. Venía en un pack de oferta con otro misterioso hallazgo en formato más pequeño, como las colonias por San Valentín. Como el 2 por 1 de Al Pelayo.

El Sporting SAD, igual da el Fernández que tenga al pescante, es como un vals decadente sonando en bucle sobre una proyección de imágenes fijas de ayer y hoy. Entre Floro y Sandoval, entre Poyatos y López Garai, entre Diego Castro y Di Stéfano, entre Amado y protegido, entre la Velvet Underground y Nico hay indicios de que a esta propiedad, que gestiona un crecimiento sostenido a base de descensos a Segunda, le vendría de cine una empresa de selección de personal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s